Decreto 112/1993, de 28 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento Marco de Organización de las Policías Locales de la Comunidad de Madrid

Fecha actualización: 12 marzo 2018

La Ley 4/1992, de 8 de julio , de Coordinación de las Policías Locales de la Comunidad de Madrid, instrumento básico sobre el que gira el ejercicio por la Comunidad de las competencias que, sobre la materia, tiene atribuidas, preveía en su Disposición Final Tercera que, sin perjuicio de las habilitaciones expresas que el citado Texto Legal recogía, se autorizaba al Consejo de Gobierno a dictar cuantas disposiciones fueran necesarias para el desarrollo reglamentario de la misma.

Igualmente, el artículo 39.a) de la Ley 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, al señalar las funciones a través de cuyo ejercicio las Comunidades Autónomas pueden coordinar la actuación de las Policías Locales existentes en su propio ámbito territorial, destacaba la que se materializa mediante el establecimiento de las normas-marco a las que habrán de ajustarse los Reglamentos de Policías Locales.

De hecho, la Ley de Coordinación de las Policías Locales de la Comunidad de Madrid se configura, tal como se indica en su Preámbulo, como norma marco, a la que habrán de ajustarse los Reglamentos de Policías Locales.

La Disposición Final Primera de la Ley 4/1992, de 8 de julio preveía, por ello, que las Corporaciones Locales procediesen a la aprobación de nuevos Reglamentos de los Cuerpos de Policía Local, a fin de adecuar sus preceptos a la citada Ley y a sus normas de desarrollo, entre las que destaca la presente, constituida por el Reglamento Marco de Organización y Funcionamiento de los Cuerpos de Policía Local de la Comunidad de Madrid, que renueva la necesidad de adaptación y de aprobación de Reglamentos propios ajustados a la nueva normativa de aplicación.

El presente Reglamento tiene, por ello, con independencia de los futuros desarrollos a realizar por la Comunidad de Madrid, un afán integrador y comprensivo de las diferentes cuestiones que han de ser abordadas en los propios Reglamentos Municipales, de tal forma que, mientras en diversas materias establece directamente criterios y define los correspondientes desarrollos, en otros casos materializa los mismos a través de la fijación de normas de desarrollo de la Ley de Coordinación autonómica que diseñan las propias acciones de la Comunidad en ejercicio de sus competencias en materia de coordinación de Policías Locales.

Así, el Reglamento, tras establecer las Disposiciones Generales y el Marco Básico de Ordenación, aborda la Estructura y Organización de los Cuerpos de Policía Local, acometiendo la definición de los criterios determinantes a la hora de configurar las diferentes plantillas.

El Título III del Reglamento refiere los procedimientos de selección para ingreso en los Cuerpos de Policía Local y el Título IV las normas de provisión de puestos de trabajo mediante promoción interna y movilidad.

La Formación de las Policías Locales se diseña en el Título V, destacándose el papel a desempeñar por la Academia Regional de Estudios de Seguridad como eje a través del cual ha de coordinarse la formación profesional de las Policías Locales.

El Régimen Estatutario de las Policías Locales se desarrolla en el Título VI donde, junto con la clásica definición de deberes y derechos, se regulan aspectos sustantivos del Estatuto Personal de las Policías Locales y se introducen disposiciones que tienden a propiciar la homogeneización en materia de retribuciones.

El Título VII contiene el Régimen Disciplinario de las Policías Locales en lo que viene a suponer una renovada mención de los criterios que ya estableció la Ley de Coordinación de las Policías Locales de la Comunidad de Madrid.

La uniformidad y equipo de las Policías Locales se regula en el Título VIII con el objetivo de fijar las bases que establezcan la homogeneización de los distintos Cuerpos de Policía Local en materia de medios técnicos, a fin de aumentar la eficacia y colaboración intermunicipal reconocida ya en la Ley de Coordinación.

Por último, el Título IX se dedica en exclusiva al personal que, con carácter de Agentes Auxiliares, viene desempeñando, en ausencia de Cuerpo de Policía Local, diversas funciones y cometidos por lo que, partiendo de la distinción entre el citado personal y el que integra los Cuerpos de Policía Local, se han sentado los criterios mínimos de actuación y régimen de aquél.

El Reglamento se cierra con varias Disposiciones Adicionales y Transitorias y una Disposición Final.

Por ello, y habiéndose evacuado, de conformidad con lo previsto en el artículo 25.1 de la Ley de Coordinación de las Policías Locales, el informe preceptivo de la Comisión Regional de Coordinación de las Policías Locales de la Comunidad de Madrid, en reunión celebrada el día 29 de septiembre de 1993, en su virtud, a propuesta del Consejero de Cooperación, y previa deliberación del Consejo de Gobierno, en su reunión de 28 de octubre de 1993,

DISPONGO:

Artículo único.

Se aprueba el Reglamento Marco de Organización de las Policías Locales de la Comunidad de Madrid, cuyo texto se inserta a continuación.

SUBIR