Uso obligatorio de mascarilla durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19

Fecha publicación BOE : 20 de mayo de 2020

  • Orden SND/422/2020, de 19 de mayo, por la que se regulan las condiciones para el uso obligatorio de mascarilla durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.
  • El uso de mascarilla será obligatorio en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros.
  • No será obligatorio en menores de seis años, personas con dificultades respiratorias o cuando resulte contraindicado por motivos de salud, aquellas con alteraciones de conducta que impidan su uso, en actividades que, por su propia naturaleza, impidan su uso y causas de fuerza mayor o situación de necesidad.
  • La presente orden surtirá plenos efectos desde el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado» y mantendrá su eficacia durante toda la vigencia del estado de alarma y sus posibles prórrogas.

El BOE de hoy recoge una orden ministerial que entra en vigor mañana y que hace obligatorias las mascarillas tanto en espacios cerrados como en vías públicas, en espacios al aire libre y en espacios cerrados públicos o abiertos al público, lo que incluye tiendas y comercios, por ejemplo, pero, eso sí, siempre que sea imposible mantener la distancia de dos metros de separación y solo para las personas de seis años o más y que no tengan problemas de salud que dificulten su uso.

Desde el 4 de mayo, las mascarillas son obligatorias en el transporte público y en los coches en los que viajen personas que no convivan. La orden de hoy amplía esa obligación y estará vigente mientras dure el estado de alarma.

Así, se deberá usar cualquier tipo de mascarilla que cubra nariz y boca, pero da preferencia a las higiénicas o quirúrgicas.

Excepciones a la obligación del uso de mascarilla

  • Menores de seis años.
  • Personas con dificultad respiratoria que se pueda ver agravada por su uso.
  • Cuando esté contraindicada por motivos de salud justificados.
  • Dependientes o discapacitados con alteraciones de conducta que hagan inviable su uso.
  • En actividades que, por su propia naturaleza, sea incompatible.
  • Causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

Y, ¿qué actividades impiden su uso? La norma no es más específica en este punto, pero en el preámbulo sí pone un ejemplo: la ingesta de alimentos o bebidas. Y, eso sí, incluiría en esta excepción, por ejemplo, actores en un rodaje, cuya exención ya estaba contemplada en la orden de fase 1 que reanudó estas actividad.

 

SUBIR