Cyrano de Bergerac (40% descuento para compras online)

José Luis Gil es Cyrano de Bergerac, clásico francés por excelencia en la versión de la obra de Edmond Rostand. Una historia tan divertida como romántica, imperecedera, llena de momentos sublimes y diálogos chispeantes en la que encontrarás aventura, pasión, tensión, humor, belleza, amor y desamor. XXVI Edición 2018, Premios Teatro Rojas, mejor interpretación masculina José Luis Gil y mejor dirección escénica con Alberto Castrillo-Ferrer.
Duración aprox: 125 minutos
Edad recomendada:
Teatro Cofidis Alcázar · C/ Alcalá, 20 - Madrid

Sinopsis:

El 28 de Diciembre de 1897 se estrenaba en pleno corazón del París Teatral una obra singular, contaba la vida de un soldado gascón, lunático y poeta, conocido por su enorme protuberancia nasal…
…pero también por su bella poesía, por su facilidad de verso y por su afán por los duelos y las peleas.

Se trataba de CYRANO DE BERGERAC.

La obra, escrita por el joven y osado poeta Edmond Rostand conoció un éxito sin precedentes que se extiende hasta nuestros días.

El triunfo fue arrollador, aunque según los cronistas de la época: “su temor al fracaso con esta obra fue tal que llegó a reunirse con su actor protagonista, Coquelin, unos minutos antes de la primera representación para pedirle perdón por haberle involucrado en una obra tan arriesgada”.

A partir del entreacto la sala aplaudía de pie y Rostand fue felicitado por un ministro del gobierno tras su finalización entregándole su propia medalla de la Legión de Honor, añadiendo que tan solo se estaba adelantando ligeramente en el tiempo con esta condecoración. La obra finalizó con veinte minutos de aplauso ininterrumpido por parte del público.

En plena revolución industrial, social y cultural, para el teatro es un siglo de progreso. Se busca un cambio y una mejora artística, y al mismo tiempo aparecen nuevos auditorios, la ciencia y la tecnología aportan nuevos avances en la iluminación y la escenografía. Se abandonan las bambalinas y los cortinajes para pasar al llamado “medio cajón”. El vestuario se vuelve preciso y acorde con la época histórica que se representa en la acción dramática, y la escenografía es más imaginativa en algunos casos o más realista en otros.

Aunque siguen otros estilos de teatro es justo resaltar que el siglo XIX fue el siglo del Romanticismo en todo su esplendor.

La pasión y el riesgo.

En ese caldo de cultivo surge un texto diferente, innovador, histórico pero socarrón, una oda al ingenio y al amor. Un texto sobre un soldado Gascón con hechuras de superhombre, con la fortaleza de derrotar a cien hombres en una noche y con el ingenio romántico capaz de enamorar en dos tiradas de versos.

Nunca es fácil convencer a un productor teatral para que innove y arriesgue, Edmond Rostand lo logró, convenció al primer actor de la compañía y propietario del Theatre de la PorteSaint Martín para que protagonizara y produjera su obra. Cuando Coquelin Ainé aceptó poco podían sospechar que les iba a llevar a la inmortalidad.

CYRANO DE BERGERAC se convertirá en un símbolo del teatro francés y universal, en un nuevo Quijote dramatúrgico representado por el mundo entero, una muestra del poder de la palabra tanto en la vida como en la escena, CYRANO es la fuerza de su verso, su descaro y sutileza, un verso susurrado o lanzado como un dardo, un verso ágil y profundo, popular y erudito, descarado y vital.

.

SUBIR