Los delitos de atentado contra la autoridad según la Jurisprudencia del Tribunal Supremo

Artículo publicado en : http://noticias.juridicas.com/..
Autor: José Antonio Martínez Rodríguez. Abogado y Asesor Jurídico del Excmo. Ayuntamiento de Arahal (Sevilla).
Dic. 2014

El objeto del presente trabajo es analizar la Sentencia del Tribunal Supremo núm. 580/2014 de 21 de julio (Sala de lo Penal, Sección 1ª), que condena a los acusados como autores criminalmente responsables entre otros, de delito de atentado a la autoridad. En esta litis nuestro Alto Tribunal declara no haber lugar al recurso de casación interpuesto contra la Sentencia de 25 de junio de 2013 de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid.

Pero antes de analizar la meritada Sentencia se hará mención a lo que se puede conceptuar como atentado a la autoridad: sus agentes y los funcionarios públicos, y en este sentido nos tenemos que remitir al artículo 550 del Código Penal que establece que

"son reos de atentado, los que acometan a la autoridad, a sus agentes o funcionarios públicos, o empleen fuerza contra ellos, los intimiden gravemente o les hagan resistencia activa también grave, cuando se hallen ejecutando las funciones de sus cargos o con ocasión de ellas".

La doctrina jurisprudencial declara los requisitos para la apreciación del delito de atentado:

a) Un acto básico de acometimiento, empleo de la fuerza, intimidación grave, o resistencia también grave;

b) que tal acto vaya dirigido contra un funcionario público o agente de autoridad;

c) que dicho sujeto pasivo se hallare en el ejercicio de sus funciones propias del cargo, y, si así no fuera, que el autor del hecho hubiera actuado "con ocasión de ellas", pues en este delito no se pretende proteger a la persona del funcionario, sino a la función que éste desempeña, precisamente por el carácter público de ésta;

d) que exista un "animus" o propósito de ofender a la autoridad o sus agentes, y que consiste en faltar al respeto debido a quienes encarnan el principio de autoridad.

Entrando a examinar la STS 21 de julio de 2014, objeto de este trabajo, interesa significar que los hechos delictivos se produjeron de la siguiente manera. El día 28 de noviembre de 2008 sobre las 4:30 horas el acusado Evaristo, que caminaba por la calle Carranza de Madrid junto al también acusado Jorge y seguidos a unos metros del acusado Abilio, arrojó un contenedor de basura a la calzada cuando circulaba por ella un vehículo taxi cuyo conductor tuvo que dar un volantazo para esquivarlo deteniendo en ese momento el vehículo y descendiendo del mismo para recriminar a Evaristo lo que había hecho; en ese momento circulaba por el lugar un vehículo de la policía nacional camuflado en el que viajaban los agentes del Cuerpo Nacional de Policía Ceferino y Faustino que se encontraban de servicio vestidos de paisano y que al ver lo que acababa de ocurrir detuvieron la marcha del vehículo descendiendo del mismo, y dirigiéndose hacia el lugar en el que se encontraba el taxista y los acusados que se han citado, identificándose como policías y pidiéndoles la documentación, reaccionando tanto Evaristo como Jorge de forma violenta, de forma que Evaristo dio un puñetazo a uno de los policías que tuvo ser reducido por este agente, que al tiempo pedía refuerzos por el equipo de transmisión que tenía en la mano, mientras que el otro policía recibió un golpe en el cuello que le propinó Jorge, agarrándole el agente para tratar de reducirle, cayendo los dos al suelo, golpeándose Jorge en la cara y el agente en una mano. Mientras esto sucedía habían llegado al lugar en el que estaban desarrollándose estos hechos un grupo de unas cinco o siete personas, y algunos de los integrantes de este grupo lanzó golpes o patadas a los tres agentes sin que esté suficientemente acreditado quiénes eran los autores.

Como consecuencia de los hechos delictivos se dictó la Sentencia de 25 de junio de 2013 por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid que, entre otros pronunciamientos, contiene la condena de los acusados Evaristo y Jorge como responsables en concepto de autores cada uno de ellos de un delito de atentado a la autoridad y de una falta de lesiones.

Los acusados al no estar conformes con la Sentencia de instancia por medio de su representación procesal interpusieron recurso de casación por quebrantamiento de forma, infracción de Ley y de precepto constitucional por las representaciones legales.

Uno de los acusados, concretamente Evaristo, entre otros motivos de casación alegó infracción de Ley por aplicación indebida de los arts. 550 y 551 del Código Penal y por inaplicación indebida del art. 556 del Código Penal. El otro acusado, Jorge, en parecidos términos, también formuló el recurso de casación entre otros motivos, por infracción de Ley en relación con el art. 556 del Código Penal.

La Sala del Tribunal Supremo al analizar el recurso de Evaristo por indebida aplicación de los artículos 550 y 551 del CP reclama que su conducta sea considerada como delito de resistencia del artículo 556 del mismo Cuerpo Legal. Pues para este recurrente fue escasa la entidad de lo acontecido, pues todo se debió fruto del forcejeo más que la intención de atentar contra la entidad del agente de la autoridad, y que al ser de nacionalidad extranjera no entendía el idioma español, dado que hubo de ser asistido por intérprete, y además desconocía la condición de funcionarios de la autoridad de los policías actuantes.

Para la Sala, la conducta delictiva del recurrente no puede ser calificada de escasa entidad, toda vez que tras arrojar un contenedor de basura a la calzada, provocando que un taxi que por allí transitaba hubiera de hacer una maniobra de evasión, fue pedida su documentación por unos policías que, identificados como tales, pasaban en aquel momento por dicho lugar en un vehículo camuflado, reaccionado este recurrente con violencia, propinando un puñetazo a uno de los policías teniendo que ser reducido por este policía, y a mayor abundamiento hubo de pedir inmediatamente refuerzos, mientras que el otro agente de la autoridad recibió un golpe en el cuello que le propinó el otro acusado , golpeándose éste en la cara al caer al suelo, tal y como señala la resultancia fáctica de la recurrida.

La figura del atentado, contemplada en el artículo 550 del Código Penal, abarca tanto el acometimiento o la fuerza como la resistencia activa, también grave, contra la autoridad o sus agentes en el ejercicio de las funciones de su cargo o con ocasión de ellas. En consecuencia, la figura delictiva del artículo 556 del Código Penal, cuya aplicación pretende el recurrente, queda limitada a la resistencia no grave o pasiva a la que se equipara la desobediencia grave.

Para poder aplicar el delito de atentado a la autoridad se deben de dar los requisitos objetivos y subjetivos, que en consonancia con lo que tiene declarado nuestra jurisprudencia son los siguientes:

a) El carácter de autoridad, agente de la misma o funcionario público en el sujeto pasivo, conforme aparecen definidos estos conceptos en el art. 24 CP, pues este precepto dispone que a los efectos penales se reputará autoridad al que por sí solo o como miembro de alguna corporación, tribunal u órgano colegiado tenga mando o ejerza jurisdicción propia. En todo caso, tendrán la consideración de autoridad los miembros del Congreso de los Diputados, del Senado, de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas y del Parlamento Europeo. Se reputará también autoridad a los funcionarios del Ministerio Fiscal.

b) Que el sujeto pasivo se halle en el ejercicio de las funciones de su cargo o con ocasión de ellas. Esto es que tal sujeto pasivo se encuentre en el ejercicio de las funciones propias del cargo que desempeña, o que el hecho haya sido motivado por una actuación anterior en el ejercicio de tales funciones.

c) Un acto típico constituido por el acometimiento, empleo de fuerza, intimidación grave o resistencia activa también grave. Acometer equivale a agredir, y basta con que tal conducta se dé con una acción directamente dirigida a atacar a la autoridad (a sus agentes o a los funcionarios), advirtiendo la jurisprudencia que el atentado se perfecciona incluso cuando el acto de acometimiento no llega a consumarse. Lo esencial es la embestida o ataque violento. Por ello se ha señalado que este delito no exige un resultado lesivo del sujeto pasivo, que si concurre se penará independientemente, calificando el atentado como delito de pura actividad, de forma que aunque no se llegue a golpear o agredir materialmente al sujeto pasivo, tal delito se consuma con el ataque o acometimiento, con independencia de que el acometimiento se parifica con la grave intimidación, que puede consistir en un mero acto formal de iniciación del ataque o en un movimiento revelador del propósito agresivo.


 .................para ver el artículo completo pincha en Descargar imagen.

 

Artículo publicado en :  http://noticias.juridicas.com/. Autor: José Antonio Martínez Rodríguez.Abogado y Asesor Jurídico del Excmo. Ayuntamiento de Arahal (Sevilla).
Dic. 2014

descargar arch

Afiliate ahora

Revista Tráfico

Revista trafico y seguridad vial 241

Formación on line

Calendario

Enlaces de interés:
Plataforma social policias locales  Direccion general de trafico BOE Sindicato de policias y bomberos Comunidad Valenciana Madrid